Dadaab un infierno.

Comentarios desactivados en Dadaab un infierno.

Autorizo la reproducción libre y gratuita de este artículo por cualquier medio

japerezduval@gmail.com

http://www.diarioonline.tk/

El campamento de refugiados de Dadaab se creó con la intención de que tuviera como máximo la quinta parte de los casi quinientos mil refugiados que ahora lo saturan.

No hay apenas agua, alimentos, techo ni servicios.

La seguridad apenas existe y el único derecho que se respeta es el de morir solo en un rincón.

La mayoría de su población es somalí y se encuentran en un estado lamentable después de abandonar sus tierras devastadas por la sequía y la guerra.

La hambruna que existe en las regiones del sur de Somalia, Bakool y Baja Shabelle, una situación que el país africano no vivía desde 1992.

Las Naciones Unidas consideran que existe hambruna cuando el índice de malnutrición aguda entre los niños supera el 30% y más de dos personas por cada 10.000 habitantes mueren al día.

Solo una acción inmediata y a gran escala de la comunidad internacional podrá salvar decenas de miles de vidas, pero la ventana de oportunidades para hacerlo es extremadamente limitada.

Este es el mensaje desesperado que acaba de lanzar la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO.

Para escapar de la sequía que padece su país, cada somalí debe recorrer 80 kilómetros de desierto arenoso entre la frontera y el campamento de Dadaab, en el norte de Kenia, soportando un calor de 50 grados. La travesía insume nueve días.
El viaje a Dadaab es traicionero, y se vuelve aún más peligroso cuando cruza territorios caóticos con bandoleros armados e incluso policías que acosan a los refugiados.
Y cuando aquellos que sobreviven al viaje finalmente llegan a Dadaab, se dan cuenta de que el campamento dista de ser el refugio que esperaban.

Mientras intenta afrontar la llegada de más de 1.300 refugiados por día que huyen de la sequía en Somalia, Kenia soporta su propia crisis de hambre y desnutrición.
Se estima que en toda Kenia hay cinco millones de personas que padecen hambre severa a causa de la sequía, según Abbas Gullet, secretario general de la Cruz Roja keniata.

Los más perjudicados por esta situación son los niños y en especial la gran cantidad de niños que han perdido o han sido abandonados por sus familias.

Se dice a menudo que las catástrofes alimentarias son una consecuencia del cambio climático, pero las causas del hambre son, sobre todo, la guerra y la corrupción.

La hambruna que se extiende por el Cuerno de África no es el hambre normal que sufren más de 1.000 millones de personas en todo el mundo, sino una crisis alimentaria que cobra dimensiones de catástrofe.

Una catástrofe ante la que el mundo desarrollado debe reaccionar y pronto, muy pronto o para nuestra vergüenza quedaremos señalados como egoístas e inhumanos.

Anuncios

La nueva guerra.

Comentarios desactivados en La nueva guerra.

Autorizo la reproducción libre y gratuita de este artículo por cualquier medio

japerezduval@gmail.com

http://www.diarioonline.tk/

Posiblemente las guerras de Irak y Afganistán serán las últimas guerras al antiguo estilo.

A partir de ahora la guerra va a ser distinta.

Los ejércitos estatales dejaran de ser los protagonistas de las nuevas guerras.

¿Preguntemos nos cual es el objetivo de una guerra?

El objetivo desde siempre es el apoderarse de los bienes, de las tierras, de las riquezas y de la fuerza de trabajo del pueblo perdedor, a favor del pueblo que gana la guerra.

El coste para los EEUU de estas dos guerras ha sido enorme y aun será mayor.

Puede parecer que este coste lo pagan los pobres de EEUU y eso es cierto, pero eso es un peligro para los ricos de EEUU que ven en peligro sus privilegios y beneficios.

Por eso se va a terminar este tipo de guerras.

En el fututo las guerras la llevaran a cabo sólo mercenarios.

Estos mercenarios serán mayoritariamente miembros de los pueblos a ocupar y explotar.

Miremos actualmente a Irak y Afganistán estos mercenarios ya están en su sitio y cumpliendo, al menos en parte con su misión, los EEUU han comprendido la realidad de estas guerras, por eso se van.

Veamos que sucede en Libia, cierto que hay una agresión externa, pero en realidad, las fuerzas armadas que intervienen son también mercenarios de los grandes conglomerados económicos que desean explotar el petróleo, el agua y las energías solar y eólica de la que es tan rica Libia.

Además en el caso de Libia estos mercenarios no costaran ni un céntimo ya que previamente se han apoderado de las riquezas internacionales de Libia.

Estudiar  como en Libia ya estaban los mercenarios internos comprados.

Agentes de uno u otro servicio secreto, traidores a Gadafi, delincuentes fugados e inmigrantes libios con deseos de prosperar.

Aquí tenemos un claro ejemplo de la nueva guerra.

La guerra ya hace muchos años que no la declara ningún estado.

¿Por qué?

Pues porque no son los pueblos los que quieren la guerra, por que no son los estados los que obtienen los beneficios de estas nuevas guerras.

EEUU ha entrado en crisis económica por culpa del déficit fiscal generado por la Guerra contra el Terrorismo.

La nueva guerra se produce por el deseo de un pequeño núcleo mundial de controlar una riqueza que no controla.

Por ejemplo la guerra del Sudan.

Cuando se descubrió petróleo en Sudan, las grandes compañías petroleras al no poderlo controlar empezaron a armar a los sudaneses del sur.

Cierto que los sudaneses del norte esclavizavan a los del sur, los masacraban, les robaban, todo eso es cierto.

Pero nada cambiará para la gente del Sudan del Sur recientemente constituido como estado.

Los nuevos gobernantes, sus militares, sus funcionarios ya están al servicio de los nuevos amos.

Las gentes del Sudan del Sur ganaran a corto plazo, una parte de lo que se llevaban los del Norte, pero eso ha sido a costa de dos millones de muertos, un rió de sangre, un sufrimiento enorme para un pueblo tan pequeño.

A medio plazo los mercenarios de la CASTA PARASITARIA, CORRUPTA Y GENOCIDA QUE NOS EXPLOTA Y OPRIME, se llevaran cada vez más parte del pastel y en el Sudan del Sur nada cambiará.

Las nuevas guerras en el futuro serán similares a la del Sudan, a la de Libia y a otras que se están dando en África.

La nueva guerra moderna puede que llegue a ser tan sutil como la que se está dando en Grecia.

¡Verdad que no parece una guerra de ocupación!

Pues parece ser que los griegos no opinan lo mismo y por eso se resisten.

Es posible que los griegos ganen, pero no lo creo, van a ser explotados como esclavos durante generaciones.

¡Y NO SERAN LOS UNICOS!

Deudas, hambre y revolución.

Comentarios desactivados en Deudas, hambre y revolución.

 

Autorizo la reproducción libre y gratuita de este artículo por cualquier medio
japerezduval@gmail.com
http://www.diarioonline.tk/

Los estados deben decidir como pagan los gastos comunes.
Gastos que pueden ser mayores o menores pero que se deben pagar si se quiere que los estados continúen.
Tal vez lo que se desea en realidad es que desaparezcan los estados, por mí de acuerdo, pero quede como quede el mundo, aunque solamente quede un estado mundial, o incluso ningún estado, los gastos comunes se deben pagar.
Supongamos un mundo donde no haya un estado central, ni siquiera estados nacionales.
Supongamos un mundo donde los ciudadanos se unan libremente en conjuntos con fines sociales.
Bien pues aun en este mundo ideal, los gastos comunes se deben pagar.
Supongamos que estos gastos se paguen voluntariamente y que los que más tienen, los que más saben, los que más pueden den libremente más.
De todas formas los gastos tanto individuales como colectivos se han de pagar.
En el mundo de hoy, con estados nacionales, con distintas monedas, con distintas capacidades técnicas, científicas y económicas nos encontramos con que se nos dice que la forma de pagar estos gastos son generando más deudas.
Mi opinión es que esta forma de vivir es en realidad una forma de esclavitud.
De una forma u otra las deudas se pagan y con intereses.
Yo creo que las deudas generan hambre.
Los ricos y poderosos siempre se libraran de una parte de sus impuestos, por eso son ricos y poderosos.
Los débiles y pobres lo son porque se ven sobrecargados de impuestos.
Esto es así desde siempre. En este mundo la CASTA PARASITARIA siempre ha generado un SISTEM que la beneficia.
Hoy es el SISTEMA CAPITALISTA antaño fue el feudalismo o cualquier otro.
Pero al final, siempre hay un final, los explotados, los oprimidos, los muertos de hambre se revelan.
Esa es la lección que parece no aprender los poderosos de cada tiempo.
Por eso una y otra vez se da el mismo fenómeno.
Tras una opresión sin misericordia, tras un hambre asesina, surge una revolución, el principio suele ser en forma de revueltas, unas revueltas que son controladas más o menos rápidamente.
Pero con el tiempo el SISTEMA se hunde.
No importa como se distribuyan las cargas, no importa cuanto se disminuyan los gastos, la única forma en que no es posible que sobreviva una familia, una empresa o un estado es incrementando sus deudas indefinidamente, eso es imposible.
Más pronto que tarde los que así actúan perderán el crédito y quebraran.
Parece ser que ese es el destino en la actualidad de muchos estados, empresas y familias que se han colocado fuera de la realidad.
La realidad es que las deudas generan el hambre y que el hambre genera la revolución.
Un SISTEMA que condena a muerte por hambre a millones de personas en todo el mundo está condenado a muerte el mismo, no importa las armas con que se dote, no importa el número de sus mercenarios, al final desaparecerá como desaparecieron Roma y Cartago, como desaparecieron los innumerables reinos e imperio que fueron y ya no son.
Las deudas generan el hambre, el hambre genera la revolución.
Tal vez la revolución acabe con el hambre y con las deudas.
Tal vez acabe con el SISTEMA y con la CASTA PARASITARIA.
TAL VEZ.

http://www.youtube.com/watch?v=KX82sXKwaMg