japerezduval@gmail.com 

El gobierno y la oposición nos dicen que quieren luchar contra el paro, pero no es cierto, si quisieran hacerlo lo primero que harían seria eliminar los impuestos que graban el trabajo.

¿Cuales son esos impuestos?

Pues la parte del IRPF que graba el trabajo personal y los pagos a la Seguridad Social.

Ambos destrozan la posibilidad de competir tanto a nuestras empresas como a nuestros trabajadores con las empresas y trabajadores extranjeros.

Ambos impuestos incrementan los precios de nuestros productos al menos en un 25%.

Eso quiere decir que tanto en el interior como en el exterior nuestros productos se venden menos que lo harían si estos impuestos sobre el trabajo no existieran.

¿Quiere decir eso que yo pretendo que tanto el estado como la seguridad social se queden sin ingresos?

No, no es esa mí intención.

Como social-liberal creo que el estado debe mantener una serie políticas distributivas tanto en educación, como en sanidad y servicios sociales.

Por tanto los gastos generados por esas políticas deben ser financiados.

Ya que soy enemigo irreconciliable con la deuda, considero que esos ingresos deben ser financiados por impuestos.

¿Qué impuestos?

Pues los impuestos sobre el consumo, IVA, Impuestos Especiales e Impuestos sobre el Lujo. En la cantidad suficiente para equilibrar los presupuestos.

Además propongo que se suprima la administración de la Seguridad Social unificándola con la del estado a todos los niveles.

Eso podría permitir reducir al menos con el tiempo el número de funcionarios y bajar los gastos generales.

¿Cual seria el resultado de esta operación?

En primer lugar reducir el precio de nuestros productos en el extranjero ya que en el exterior se venden nuestros productos sin los impuestos españoles sobre el consumo, incrementando así considerablemente nuestras exportaciones.

El incremento de dichas exportaciones implica el incremento de los beneficios empresariales y el incremento del empleo.

Además los productos importados vendidos en España se incrementarían con estos impuestos y eso haría que esos productos también contribuyeran a cubrir los gastos del estado, algo que ahora apenas hacen.

Además las ventas de productos importados disminuirían lo que haría que se vendieran más productos españoles y el correspondiente incremento de empleo.

Si esto es así y lo es.

¿Por qué no lo defiende ni el gobierno ni la oposición?

Pues muy fácil, porque ambos desean la situación actual.

Porque ambos son parte del SISTEMA.

Porque ambos son parte de la CASTA PARASITARIA y no trabajan para el pueblo español.

Así de sencillo y así de triste.

Pero eso acabará.

No lo dudéis, llegará el día en que la CLASE MEDIA diga basta.

Llegará el día en que se produzca la REVOLUCIÓN DE LA CLASE MEDIA.

Anuncios