japerezduval@gmail.com

http://www.diarioonline.tk/

Como se preveía los laboristas con Gordon Brown a la cabeza han sido derrotados por los conservadores de Cameron, pero estos no han conseguido la mayoría absoluta, así que no podrán gobernar en solitario.

Democráticamente debería ser Cameron quien intentara formar gobierno primero, pero la tradición británica dice que es el Primer Ministro en ejercicio, esto es Brown quien puede hacerlo primero

El Reino Unido no tiene constitución escrita,  las costumbres tradicionales se imponen en muchas cuestiones.

Consecuentemente Brown ha declarado que deja paso libre a Cameron y Clegg para que pacten Gobierno. Pero no dimite.

Está renunciando pues a intentar ser el primero en formar gobierno.

Si Brown hubiese querido formar gobierno tendría que haberlo hecho antes del 25 de mayo y eso era muy peligroso para él, ya que las negociaciones dependen de los liberales y estos pueden alargarlas tanto como quisieran, si su estrategia consiste en acabar con el laborismo y dejar de ser el tercer partido del Reino Unido.

Esta maniobra política de Brown tiene como fin conservar una posibilidad de seguir gobernando si conservadores y liberales no llegan a un acuerdo, cosa posible ya que hay mucha diferencia en sus programas electorales.

No creo que se dé el caso de un gobierno en minoría de los conservadores ya que eso les sometería a un desgaste tal que en muy poco tiempo caerían y entonces su destino seria la oposición por muchos años.

Mi opinión es que Cameron sabe que está muerto si no forma gobierno, por tanto sacrificará lo que haga falta para formarlo.

Así que lo único que ha de averiguar es lo mínimo que quiere Clegg y dárselo.

El futuro político de Clegg depende de conseguir el máximo poder que esté dispuesto a darle Cameron, los máximos empleos para el partido liberal, su afianzamiento como figura política de primer orden y líder de los liberales.

La política hace extraños compañeros de cama, el interés de los partidos y sus oligarquías se imponen siempre a los intereses del pueblo y a los resultados electorales.

Por eso todo está abierto y diga lo que diga el pueblo, vote lo que vote el pueblo, resultará ganador de estas elecciones aquellos que formen gobierno.

Lo demás son propaganda y mentiras.

Ahora empiezan los faroles de unos y otros, como tahúres intentaran engañarse Cameron y Clegg, Brown intentará atraerse a los liberales que piensen que se quedan sin empleo y poner todas las piedras que pueda en el camino del nuevo gobierno, la City y los sindicatos también moverán sus cartas, la Reina sin decir nada pondrá en marcha a sus fieles vasallos para defender sus privilegios.

Después de todo esto saldrá un gobierno y este empezará a realizar el programa pactado.

Todo serán buenas palabras y mejores intenciones, cara a la prensa y al pueblo.

Dentro de un año cada cual irá a la suya.

Los laboristas tendrán nuevo líder que empezará una dura oposición y con la ayuda de los sindicatos intentará destrozar la económia.

Los liberales pedirán el cambio de la ley electoral y entrar en la zona euro.

Los conservadores se afianzaran en las encuestas y empezaran a negar a los liberales parte de lo prometido, amenázanosles con unas nuevas elecciones.

Empezará el pasteleo y la libra seguirá bajando en su valor.

En realidad todo esto solo es parte de un viejo proceso que empezó con la I Guerra Mundial y que consiste en la decadencia y fin del Imperio Británico.

El Imperio ya acabó, ahora lo que sucede es que los británicos aun no se han dado cuenta de que el Reino Unido ha dejado de ser una gran potencia, incluso que ya no son un estado soberano.

El destino del Reino Unido está muy claro, o colonia de EEUU, o parte integrante de Europa.

Una Europa que va en camino de ser una republica federal, le falta mucho sin duda, pero ese es su destino.

Y en la Federación Europea no habrá lugar para reyes ni lores y los conservadores lo saben. Por eso se resisten. Aunque tampoco quieren ser una colonia de sus antiguas colonias. Ese es su dilema.

Anuncios