japerezduval@gmail.com

http://www.diarioonline.tk/

He de reconocer que me ha costado muchos años de reflexión y estudio llegar a separar tres palabras, Islam, islamista y yihadista.

En principio para mi todo era lo mismo, mis sentimientos se imponían a mi razón. O tal vez fueran los prejuicios, pero fuera por lo que fuera la cosa no estaba clara en mi mente.

Ahora lo tengo más claro, pero eso no quiere decir que esté en posesión de la verdad, solo es mi verdad actual, que si queréis podéis decir que es mi opinión, por eso no vamos a discutir.

Para mi Islam es una religión, una religión que como todas gozan de mi mayor respeto, considero que todas las personas tienen el derecho de definir a Dios como consideren oportuno, considero que todas las personas tienen derecho a su propia religión y a establecer su propio culto.

Por lo tanto yo no tengo nada en contra del Islam, por mi pueden rezar a Allah, construir sus mezquitas, imprimir su Corán y vestir como consideren oportuno, siempre que todo ello se haga de acuerdo a nuestra Constitución y nuestras leyes, siempre que todo ello se haga con respeto a la libertad y los derechos de los demás ciudadanos españoles.

Yo no comprendo como siendo el Islam una religión abrahámica, que tiene como profetas a Adán, Noé, Abraham, Moisés, Salomón, Jesús y Mahoma, esté en lucha con judíos y cristianos. En realidad para mi son variantes de la misma religión ya que tienen el mismo Dios.

Pero resulta que también existen luchas entre sunnitas y chiitas, como han existido luchas entre las distintas Iglesias Cristianas y que decir entre las distintas corrientes judías.

Creo que en todas ellas, las distintas fracciones tienen más en cuenta las pequeñas cosas que las separan que el Dios que las une, pero en fin, esto debe quedar para otra ocasión.

Considero que islamista es la doctrina política que quiere establecer el Islam como forma legal de gobierno, se trata de vivir en el seno de la hermandad musulmana según un modelo político islámico, con una voluntad de crear una sociedad que no sea ni capitalista ni socialista, si no como la define el Corán.

 

El problema con esta doctrina política es doble, en primer lugar es excluyente, no acepta ninguna otra religión, vienen a decir que si ellos están seguros de que el Islam es la verdadera religión, el no aceptar ninguna otra en su estado es lo lógico y natural.

En segundo lugar la doctrina política islamista es expansiva, nos dicen que toda tierra donde pise un islamista pertenece al Islam y eso además lo retrotraen a la más remota historia.

A pesar de todo un islamista puede ser pacifico e incluso demócrata, ya se que eso no se lo creerá casi nadie que lea estas palabras pero yo lo he comprobado, tengo amigos que piensan así, son españoles e islamistas a la vez.

Su deseo de expandir el Islam es tan ferviente como el que más de sus hermanos, pero su forma de expansión es distinta, ellos basan esa expansión en un mayor coeficiente de natalidad que el resto de los españoles, en su propia cultura, en la solidaridad entre los de su misma religión que les permite formar comunidades muy unidas y en las relaciones económicas entre los miembros de dichas comunidades.

Como ya he dicho tengo amigos que piensan así, son buenos amigos, buenos ciudadanos que cumplen las leyes y respetan a sus vecinos, en muchos casos más que al revés. No tengo nada contra ellos.

Pero el yihadista ya es otra cosa, desea la expansión del Islam y está dispuesto a llevarla a cabo mediante la violencia, es peligroso, está dispuesto no solo a defenderse mediante las armas si es atacado, sino a atacar con cualquier arma que esté a su alcance, incluso mediante el terrorismo más sangriento y brutal.

Nosotros los españoles ya hemos sufrido su ataque, otros también han sido atacados, el problema es que hay al menos 1200 millones de musulmanes, entre ellos unos 200 millones de islamistas y al menos 10 millones de yihadistas.

Cierto que la mayor parte ellos no están armados, pero también lo es que colaboran de una forma u otra al terrorismo yihadista.

España tiene un gran problema con esta cuestión, debería estar preparándose para un enfrentamiento armado en nuestra propia tierra, en vez de eso pierde el tiempo y entretiene sus fuerzas armadas en conflictos extranjeros que no nos van ni nos vienen.

Tenemos en el Magreb un enemigo que está como quien dice a tiro de piedra, deberíamos estar preparándonos en las universidades para ser capaces de entender no sólo su lengua sino también su forma de pensar, su forma de vivir y su forma de morir.

Tenemos otro conflicto en puertas, es la islamofobia y xenofobia que puede generar una oleada de atentados yihadistas, no olvidemos que de ahí al racismo y a la dictadura no hay mas que un paso, un paso que puede ser dado en cualquier momento.

El terrorismo yihadista nos está atacando y no estamos preparados.

Anuncios